Juan López Uralde, director de Greenpeace en España

Los guerreros del arcoiris se encaminan ya a la treintena. La evidencia del cambio climático es ya incontestable, aunque muchos tacharan de agoreros a los ecologistas. Una de las organizaciones más importantes, Greenpeace, está de enhorabuena, o no tanto, porque son ya veinticinco los años que llevan dando la cara por el respeto y la protección del medioambiente. Un cumpleaños seguramente trágico que más de un activista quisiera no tener que celebrar. En el año en que Greenpeace celebra sus bodas de plata, los ecologistas presentarán un informe sobre las evidencias del cambio climático. Apretar el acelerador sobre el cierre de las nucleares ha sido en estos últimos meses su preocupación más acuciante, con la cabeza puesta en la Cumbre de Copenhague, donde se juega la carrera a favor del medio ambiente