“El amor que no siempre construye”

Imagen relacionadaSeguimos siendo gallinas frente a gavilanes, seguimos siendo mujeres por empoderar y sujetos asediados por un capitalismo que no deja de hacer nido, sacando beneficio de nuestros deseos. Seguimos destruyendo el patrimonio cultural, porque la cultura nunca interesa promoverla entre la ciudadanía, porque luego se vuelven levantiscos y hay que desperdiciar unos cuantos raíles para sofocar la insurgencia. ¡Bueno, tú ya me entiendes! Debo decirte, no se me olvide, que la Peña de los Parra ya no existe. Conservar el legado de unos pobres que llegaron a conocidos por cantar y denunciar en nombre de los que no le importan a nadie no es rentable. Y en estos tiempos la monetización de los contenidos es lo que marca la pauta. Sí, no te extrañes, las canciones ya no son canciones son letras pegadizas y las mujeres que aparecen en las listas de ventas están allí fundamentalmente por la ligereza de su indumentaria y no por su compromiso con la lucha. Aún hay quien continúa esgrimiendo argumentos como la vestimenta de una chica o su comportamiento desahogado para justificar una violación, incluso grupal.  ¡Te sorprendería ver lo mucho que hemos retrocedido en estos años! Tanto es así que en México hay un lugar marcado con sangre, Ciudad Juárez, por la cantidad de víctimas de feminicidios, aunque la globalización también en eso nos va haciendo cada vez más iguales. ¡Si vuelves tendrás que replantearte un cambio de repertorio, desde luego, porque la reivindicación feminista no encaja! Continuar leyendo ““El amor que no siempre construye””