“No percibimos nada hasta que nos lastima. El dolor es la realidad”

Se define como cartarescólogo y reunió a sus traductores en Bolta Rece, quizás para entenderse mejor o porque siendo sordo a la crítica, ellos son los mejores confidentes de ese Mircea secreto, distinto al del triunfo y mejor. Asegura que, si tuviera que hacer el trabajo de su traductora española, Marian Ochoa, se volvería loco….

Los depravados príncipes de la vieja corte

El espanto de Pena Corcoduşa hecho grito es la alerta callejera para Pantazi: su mundo sicalíptico y elegante agoniza y de ahí que se nos haga comprensible esa entrega al desenfreno en casa de los verdaderos Arnoteanu que hace de las figuras de Caragiale seres completos. Pirgu, inconcebible lector de Montaigne, es quien ejerce de…