Un comunista llamado Juan Ramón Jiménez

jrj“Hoy más que nuca […] estoy convencido de que el pueblo es la mejor parte, la semilla pura y la verdadera esperanza de España”. (Juan Ramón Jiménez)

No se engañe, Juan Ramón Jiménez no es ese hombre lánguido que lloraba por la muerte de un burrito como de algodón que nos contaron. “Dicen que era menguado su vivir -cuenta Gastón Baquero en su “Geografía literaria”-  porque no aceptaba ni podía resistir la convivencia con el mundo trivial”. Conmovedor, ¿no? Puede ser que la infancia del poeta de Moguer estuviera marcada por la enfermedad, pero lo que es cierto es que tras su melancólico aspecto estaba el hombre que hacía temblar los cimientos de esa torre de marfil en la que algunos lo recluyeron por no asistir “a los corros del café”. Una misantropía que Pepín Bello, el amigo de los famosos de la época definía así: “Era algo aparte. Un bicho raro. Un ser totalmente inclasificable. … Es curioso que un hombre tan arisco escribiese un libro tan entrañable como Platero y yo“. Continuar leyendo “Un comunista llamado Juan Ramón Jiménez”