Viajeras a La Habana

A la infanta Eulalia de Borbón no se le ocurre otra cosa que desembarcar vestida con lo colores de los insurgentes con la insolente inocencia de esa Casa Real de severo lujo y aislamiento emocional que no entiende de más deberes que los oficiales.