Guardianas de las palabras

Elizabeth Bishop con su gato «Tobías» en 1954Elizabeth Bishop y Alejandra Pizarnik, las becarias Guggenheim

Perfeccionistas, asmáticas, traductoras, adictas, lesbianas o al menos de sexualidad polivalente, becarias, aprohijadas de una u otra forma por hombres (Robert Lowell, Cortázar, Barjalía…), ambas pudieron haber acabado en las aulas de la Facultad de Medicina, raras… Muchas similitudes, vidas marcadas por la tragedia. No obstante, como usted y como yo pusieron sus esperanzas en que su vida cambiaría en caso de recibir una beca Guggenheim, pero para ambas las ayudas llegaron demasiado tarde, cuando la consagración de sus carreras poéticas era un hecho o cuando la desazón interior ya no tenía remedio académico. Continuar leyendo “Guardianas de las palabras”