Los cimientos de la vocación librera

Ya apenas nadie visita La Escalinata. Marta Fernández, la librera menuda, de pelo corto y timidez enquistada que atiende a los clientes sentada a mano izquierda, sobreviviendo al asedio de volúmenes sin número,… Sigue leyendo