Ya no es tarde

  Poesía necesaria, comprensible, omnisciente, acusatoria, delatora, arriesgada, objeto de observación y con la sencillez por bandera. Porque la emoción, la justicia, la libertad o la alegría son cuestión de principios para Benjamín Prado.

El delito de pedir justicia

Crulic, el camino hacia el más allá Hora y media, apenas es lo que dista Oświęcim de Cracovia, pero nada parecían haber entendido los habitantes de la ciudad polaca de lo que significaban aquellos cuerpos esqueléticos de los campos de concentración nazis: el fruto de la pasividad y de volver la mirada hacia otro lado….

El florista

El matrimonio visto como contrato no admite flores más que en fechas de aniversario, así que Tulipa, supera sus ganas visitando la tienda de un especialista en acariciar pétalos, sean de flor o de mujer insatisfecha, con delectación. A los personajes de la novela de Nilza Amaral, podríamos verlos en carnaval a cara descubierta y…

Los muertos que nos roban la identidad

Lo que más impresionaba de la manifestación a favor del juez Garzón no era la cantidad de gente de izquierdas en una manifestación, porque ya se sabe que la derecha suele ser más activa en esto de protestar cuando los que fallan son los otros, mientras que los progresistas prefieren desfogarse en la crítica interna…

La ciudad y los perros

Jaguar y Alberto son las dos caras de la moneda, la acción y la reflexión, la clase más popular y la sociedad de buen tono peruana. Ambos se encuentran en el Leoncio Prado, dentro de ese Círculo en el que la hombría se demuestra actuando o resistiendo. Alberto opta por esta segunda forma de supervivencia,…

La verdad sobre el caso Savolta

La novela a partir de 1975 experimenta un crecimiento exponencial, gracias al giro hacia temas más ligeros en los que prima el entretenimiento por encima de la reflexión como es el caso de la novela histórica, la novela negra o el memorialismo, entre otros, frente al denso realismo de los años de la dictadura. Entre…