“No percibimos nada hasta que nos lastima. El dolor es la realidad”

Pequeño catecismo de la clase baja

LIBROS - PEQUEÑO CATECISMO PARA LA CLASE BAJALa solapa interior de este catecismo recuerda la esquizofrenia del autor sueco…, siendo fieles al aforismo podríamos asegurar que sólo los locos y los niños dicen la verdad. El universo del escritor en esta ocasión es el de los excluidos, a los que rescata de la ineptitud en la que los coloca la clase de piel transparente, condenada a desaparecer por sus defectos intrínsecos a esa improductividad de la que se jacta. Strindberg se complace en confrontar a obreros y parásitos en una sarta de acusaciones de éstos a aquellos que se salda con la irreverencia de quien cree que en la división del trabajo radican gran parte de los males de una sociedad sin la perspectiva del otro, silenciadora de lo que desagrada a los dominadores y que escribe en mandarín para mantener sometido al vulgo, gracias a esa cultura siempre favorecedora. Continuar leyendo “Pequeño catecismo de la clase baja”

El hombre es un gran faisán en el mundo

 Herta MüllerRosas que asfixian la hierba, maizales como paredes negras y la lechuza posándose inexorable en el techo del moribundo, que puede ser la casa de cualquiera en esta sociedad abrasada por el sol, sin escapatoria. Los relatos de Müller componen una narración desesperanzada, marcada por el ambiente opresivo de una sociedad de ranas que croan, una comunidad disecada que rechaza la mínima disidencia libertario del peletero con esa talla obscena en el jardín de una tierra que de devora a sí misma como ese manzano. Continuar leyendo “El hombre es un gran faisán en el mundo”

En tierras bajas

“Tiefland” era la tierra baja de Leni Riefenstahl, quizá estas “Tierras bajas” sean la reacción alérgica de la premio Nobel de 2009 a esa plenitud de la naturaleza en la estética fascista, en realidad, de cualquier totalitarismo. Porque en la novela de Müller el aire está caliente y vacío, el silencio no es sino la mentira de una sociedad que ha incorporado las formas ritualizadas del perdón, pero nada más. Continuar leyendo “En tierras bajas”

Pequeño catecismo de la clase baja

strindberg La solapa interior de este catecismo recuerda la esquizofrenia del autor sueco…, siendo fieles al aforismo podríamos asegurar que sólo los locos y los niños dicen la verdad. El universo del escritor en esta ocasión es el de los excluidos, a los que rescata de la ineptitud en la que los coloca la clase de piel transparente, condenada a desaparecer por sus defectos intrínsecos a esa improductividad de la que se jacta. Continuar leyendo “Pequeño catecismo de la clase baja”